Hyperodapedon

Hyperodapedon

El terrorífico pico del Hyperodapedon, de apariencia muy similar a un gigantesco quitagrapas hecho de hueso, era realmente la herramienta que utilizaba este herbívoro para alimentarse. Al igual que ocurre con muchas de las formas de vida terrestre de su época, se han hallado restos de rincosaurios por todo el mundo. Esto se debe a que todas las principales masas continentales actuales estaban agrupadas formando un único supercontinente llamado Pangea


Taxonomía / clasificación: Hyperodapedon

  • Género / Especie: Hyperodapedon gordoni, Hyperodapedon huenei, Hyperodapedon huxleyi, Hyperodapedon mariensis, Hyperodapedon sanjuanensis
  • Etimología: Muchos dientes sobre una base, debido a sus numerosos dientes palatales de forma subcilíndrica
  • Localización Global: por todo el mundo
  • Rango Temporal / Era: Triásico
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Rincosaurios
  • Familia: Rhynchosauridae
  • Alimentación / Dieta: Herbívoro
  • Altura aprox: Desconocido
  • Longitud aprox: 1.8 metros
  • Peso aprox: Desconocido
  • Hallazgo / Yacimiento: Huxley 1859 Condado de Elgin Illinois, Estados Unidos





La acción firme de pinza cortante del pico del Hyperodapedon le habría permitido cortar materiales vegetales muy resistentes. Las marcas de desgaste del pico y la naturaleza de la articulación de sus mandíbulas apuntan a que poseía un preciso mordisco cortante.

Características y restos fósiles del Hyperodapedon

El Hyperodapedon fue un género de rincosaurio que vivió durante el Período Triásico. En algunos yacimientos, los fósiles de rincosaurios suponen hasta el 60 por ciento de los hallazgos. Al formar parte de la fauna herbívora, esto no constituye un hecho sorprendente; los herbívoros habitualmente superaban en número a los carnívoros en los ecosistemas terrestres.

El Hyperodapedon era un mamifero del triasico

El Hyperodapedon probablemente se alimentaba de vegetación dura, como pone de evidencia su enorme pico cortante y las gigantescas uniones de los músculos de sus mandíbulas. Una parte de su alimentación podría haber estado compuesta por las partes subterráneas de las plantas, que habría extraído excavando el suelo, arañando éste con sus robustas patas traseras.

Patas traseras con garras

Las patas traseras estaban equipadas con grandes garras que podría haber usado para desenterrar las raíces de las plantas excavando hacia atrás en el suelo.

Dientes cortantes

Los numerosos dientes del maxilar y del paladar evolucionaron hasta convertirse en unas amplias placas dentales que le servían para triturar la vegetación que introducía en su boca con la ayuda de su pico cortante


Puedes comentar con Facebook