Beelzebufo,-la-rana-prehistórica-gigante-diabólica-que-devoraba-dinosaurios

Beelzebufo, la rana prehistórica gigante ‘diabólica’ que devoraba dinosaurios

Poseía una mordedura con una fuerza de más de 2.200 newtons, equivalente en escala a la de los temidos depredadores de hoy en día como el tigre o el lobo. Un equipo internacional de científicos capitaneados por la Universidad Australiana de Adelaida ha descubierto una ‘diabólica’ rana de proporciones gigantes que vivía en la enigmática isla de Madagascar hace aproximadamente unos 68 millones de años, y todo apunta a que este bicharraco era capaz de comer dinosaurios enteros.

Su mordedura tenía una fuerza de más de 2.200 newtons

El equipo de investigación estimó que esta especie extinta, que conocemos como ‘Beelzebufo’, podría seguramente dar caza y devorar pequeños ejemplares de dinosaurios ya que su mordedura tenía una fuerza de más de 2.200 newtons, equivalente a la de algunos mamíferos depredadores de nuestros tiempos como el tigre o el lobo entre otros.

Una ‘diabólica’ rana de proporciones gigantes que comía dinosaurios

Gracias a esta destreza, este anfibio gigante «habría conseguido masticar tranquilamente los sabrosos dinosaurios pequeños o más jóvenes que vivían en su medio ambiente», según lo explicaba recientemente el investigador de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Adelaida, El Doctor Marc Jones

Este equipo de especialistas realizo el descubrimiento mientras investigaban la fuerza de la mordedura de algunas especies de ranas cornudas carnívoras ‘Ceratophrys‘, que a día de hoy habitan en el sur de América y aseguran que los resultados obtenidos han sido sorprendentes.

«Al contrario de la gran mayoría de ranas, que poseen mandíbulas débiles y que se alimentan de presas pequeñas, Estas ranas cornudas emboscan a animales de su propio tamaño» y se zampan desde otras ranas hasta roedores y serpientes. Sus poderosas mandíbulas cumplen con un papel esencial a la hora de atrapar una presa», asegura el Doctor Jones.

Las ranas al poder

El equipo de investigación calculó que algunas diminutas ranas cornudas con una cabeza que mide aproximadamente unos 4,5 centímetros de anchura tienen una fuerza de mordedura que ronda los 30 newtons, mientras que los anuros de los subtrópicos de Sudamérica tienen una cabeza que mide hasta 10 centímetros de ancho podrían alcanzar hasta los 500 Newtons, como otros mamíferos carnívoros del mismo tamaño

Fuentes: David C. Rubio y Australian Geographic


Puedes comentar con Facebook