Clases de dinosaurios Coelophysis

Coelophysis

En los años 40 se recogieron cientos de ejemplares de Coelophysis en el yacimiento del Ghost Ranch (Nuevo México). Se ha interpretado la concentración de ejemplares en este yacimiento como el resultado de una catástrofe natural (probablemente una inundación) que acumuló a los miembros de una o varias manadas.

El Coelophysis, uno de los primeros dinosaurios, era un animal carnívoro. Podría haber sido un carroñero, pero era ciertamente un eficaz depredador. Dotado de unas potentes patas traseras y un cuerpo largo y delgado, estaba diseñado para ser rápido. Los huesos de sus patas, que estaban huecos prácticamente en su totalidad, y su cráneo, que presentaba grandes aberturas, reducían su peso corporal, aumentando todavía más su velocidad.

Su cuello en pronunciada curva, largo y flexible, le ayudaba a sujetar a sus presas. El Coelophysis podría haber cazado también en manada, lo que le habría permitido capturar presas de mayor tamaño.


Taxonomía / clasificación: Coelophysis / Dinosaurio

  • Orden: Theropoda: Ceratosauria
  • Suborden: Theropoda
  • Familia: Coelophysidae
  • Etimología: Forma hueca, debido a sus huesos, ligeros y huecos.
  • Superfamília: Coelophysoidea
  • Género / Especies: Coelophysis | C. bauri
  • Formas próximas Syntarsus. Liliensternus. Dilophosaurus. Elaphrosaurus
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Localización Global: Nuevo México y Arizona (Estados Unidos)
  • Hábitat Principal: Triásico Tardío llanuras aluviales – estaciones secas y húmedas.
  • Rango temporal: Carniense sup-Noriense inf. (Triásico superior). 230 – 215 m. a.
  • Longitud: 2,5 a 3 metros
  • Hallazgo: Coelophysis Cope, 1887





En el yacimiento están representados ejemplares de todas las edades excepto recién nacidos. Otro elemento sorprendente en el yacimiento consiste en el hallazgo de restos de individuos de pequeño tamaño dentro de la caja torácica de individuos adultos. Esta situación es interpretada como una evidencia de canibalismo en dinosaurios

La cola de esta especie es también muy larga, constituyendo más de la mitad de la longitud total. Los brazos del Coelophysis son largos (a diferencia de los que presentan los ceratosaurios de gran tamaño) y tienen, como es habitual en Ceratosauria, cuatro dedos con sólo tres garras.

Coelophysis

El Coelophysis era un pequeño ceratosaurio

Los huesos del Coelophysis son muy pneumáticos (huecos) como ocurre en las aves actuales. Se han encontrado dos morfotipos diferentes de Coelophysis: una forma grácil y otra robusta, que son interpretadas como representantes de los dos sexos.

Clases de dinosaurios Coelophysis

Características de Coelophysis

Se han descubierto un buen número de ejemplares de Coelophysis en Ghost Ranch, Nuevo México. Se trata de un emplazamiento rico en fósiles, que incluye un «cementerio)) que contiene cientos de ejemplares, posiblemente víctimas de una súbita inundación. Los restos de los ejemplares adultos de Coelophysis presentan diferencias, siendo parte de ellos «robustos» y otra parte más «gráciles»; podrían representar a los machos y a las hembras, respectivamente.

Hace tiempo se creía que el Coelophysis era caníbal y devoraba a sus crías, debido a que los abdómenes de muchos ejemplares adultos parecían contener ejemplares jóvenes de Coelophysis. Estos fósiles fueron analizados de nuevo posteriormente, mostrando que se trataba de otros reptiles.

Coelophysis

Se han hallado restos en Arizona y Nuevo México (Estados Unidos), pero el Coelophysis podría haber habitado por toda esta vasta masa de tierra.

Biología

Coelophysis es un dinosaurio ceratosaurio de pequeño tamaño. El cráneo de este pequeño dinosaurio es alargado y bajo, de construcción ligera, con una gran fenestra antorbital un largo morro y una zona sin dientes en el contacto premaxilo-maxilar de la boca. El cuello de este extraño ser es largo y flexible, y cuebnta con unas  costillas cervicales alargadas y flexibles.

Mandibula

El Coelophysis poseía más de 100 dientes en forma de daga, que clavaba en la carne de sus presas. El doble juego de su mandíbula le permitía realizar movimientos hacia at rás y hacia delante, «serrando» su alimento

Manos

Utilizaba sus fuertes manos, formadas por tres dedos, para agarrar a sus presas. Sus manos, equipadas con tres garras, habrían permitido al Coelophysis sacar a sus presas de sus madrigueras (disponía de una cuarta garra inutilizable, que se encontraba incrustada en su carne)

Cola

Su cola, larga y fina, le servía como contrapeso, permitiendo al Coelophyisis mantener su cuerpo en posición prácticamente horizontal respecto al suelo mientras corría.

Coelophysis en el Bosque petrificado

El Coelophysis vivió en una época en la que las masas de tierra de todo el mundo formaban un único supercontinente, conocido como Pangea. El entorno de tierras bajas que esto favorecía estaba probablemente sujeto a bruscos cambios de estaciones, que podían ser o muy húmedas o muy secas, con las temporadas de los monzones causando inundaciones con regularidad.

Las inundaciones podrían ser las responsables de las agrupaciones de esqueletos halladas en el «cementerio» de Ghost Ranch y crearon con toda seguridad el Bosque Petrificado, un amplio conjunto de árboles fosilizados que se encuentra en la cercana Arizona.

El hábitat de Coelophysis en un Mundo diferente

La Tierra actual es muy distinta a aquella que conocieron el Coelophysis y los dinosaurios que cohabitaron junto a  él, el planeta durante el Período Triásico Superior. Norteamérica, donde se han descubierto abundantes restos de Coelophysis, era todavía parte de Pangea, el gigantesco super-continente en el que se encontraban agrupadas todas las futuras masas terrestres de la Tierra actual.

Pangea en el Triásico superior.

Los niveles del mar en el Triásico Superior fueron habitualmente bajos, y el clima en el período en el que vivió el Coelophysis podría haber sido extremamente seco y caluroso. La mayor parte del territorio habitado por el Coelophysis eran desiertos. La apariencia de la tierra se encontraba en proceso de cambio. Las coníferas comenzaban a aparecer en aquellos lugares en los que los bosques habían conseguido asentarse. Los helechos y dos clases de plantas con semillas, las cícadas y las benetitales, crecían con profusión en los suelos de los bosques.

Entre los animales que compartían el hábitat en América con el Coelophysis se encontraban el Massospondylus, uno de los primeros prosaurópodos que se conocen, y el Protosuchus, uno de los primeros cocodrilos (ambos hallados en Arizona). Repentinamente, hace 200 millones de años, tuvo lugar una extinción masiva que acabó con más de la mitad de todas las especies animales que habitaban la Tierra, y los dinosaurios como el Coelophysis y sus descendientes se convirtieron en los principales vertebrados terrestres del planeta.


Puedes comentar con Facebook